La sonrisa del capitán

Gaceta: 

Categoría: 

Por Edgar Santos
Ilustración: Esse


Sin título. Esse
Sin título. Esse

El Capitán apuró el trago de mezcal e hizo una mueca mostrando sus dientes ocres, el brillo del atardecer confería a su agrietada piel una extraña textura, sus arrugas eran hilos de oro traídos de costas lejanas.

La frecuencia de la espuma sobre la arena secuestró sus pensamientos hasta que el sol no fue más que un destello ardiente ahogándose en el horizonte; algo parecido a una sonrisa cruzó fugazmente su rostro mientras su mirada iluminaba las horas azules que preceden a la noche, sus ojos reflejaban el brillo de las estrellas que había guardado durante sus viajes.

Prendió un cigarro y entonó un discurso con la discreta esperanza de que la cresta de alguna ola lo repetiría para otros marineros. El Capitán dijo:
—Tengo siglos sin un sueño placentero, el dolor en los huesos, la traición y el cáncer me vararon en las orillas de esta costa llena de artificios color neón. A cada instante, historias y recuerdos se cuelan como arena bajo mis parpados, infectan y amenazan mi mente… dormir no satisface el descanso… todo ha de ser dicho…

Me observó a través del sopor de los últimos jirones de la claridad nocturna y me contó acerca de todo el dolor que un espíritu puede llevar en hombros.

-Crónicas de costas lejanas-


Tags: