Camino a enterrar un muerto

Gaceta: 

Categoría: 

Por Samuel García
Ilustración: Esse


Sin título. Esse
Sin título. Esse

Se retorcía como si supiera que pasaría el resto del tiempo pudriéndose en la sal.

Nos habíamos turnado Arnulfo y yo para llevarlo cerro arriba, como mi abuela nos dijo. Me dolían las manos. Más que por el frío y lo aporreado, por apretar tan fuerte, temiendo que se fuera a soltar y nos matara allí a los dos. Aunque yo sabía que él no podía hacernos daño más del que nosotros nos habíamos hecho.

Al llegar a una parota, Arnulfo se detuvo. Como si conociera el lugar de años. Señaló la sombra y dijo algo que no alcancé a entender.

Nos sentamos. Yo veía con recelo y temor el nudo frágil que amarraba la cuerda a mis temores. Insistí en que lo atáramos más lejos para poder comer a gusto.

Vomité tres veces antes de seguir caminando: la última fue sólo aire y agua.


Tags: