Curiosidades del tiempo

Gaceta: 

Categoría: 

Por Nayely M. Pinzón
Kenia Iliana Z&aacute,rate


The tell tale heart. Kenia Iliana Zárate
The tell tale heart. Kenia Iliana Zárate

“Quisiera que no existiera el tiempo para no tener la incertidumbre de mañana”.

No obstante, un día tuve la juguetona idea de decirle que se detuviera.

Ese día sin tiempo fue todo sosiego y silencio. 
Aquel día detenido, fue el lienzo que inmortalizaba la más dramática y atrevidísima fantasía.

No había mañana, ni pasado ni presente, porque era todo en el mismo día.

No había nada, salvo la propia nada y la certeza de lo que ya no será.

Pero al tiempo no le gusta dejar de ser tiempo. Detecté en él un indiscutible dejo de orgullo que le impide dejar de ser y burlarse de los que intentan olvidarse o acentuar que existe.

Desde ese entonces nos llevamos un poquito mejor. Ya no deseo que no exista. Incluso, he encontrado cierto gusto por mirar con aire jocoso las vicisitudes que causa su existencia. Pues, siempre he pensado que el mejor teatro es la vida misma. Y he aquí que somos actores en un guion improvisado.

Ese detalle el propio tiempo me lo contó. Tiene tan poco qué hacer que también es un chismoso de primera. A saber qué me dirá mañana.


Tags: